Diccionario de las emociones

Las emociones, aquello que viene implantado en nuestro ser desde antes que las reconozcamos. Los sentimientos vienen intrínsecos en nuestra vida. De pequeños parece que tenemos dos modos de expresión que en realidad son la exteriorización de muchas cosas que sentimos, a medida que pasa el tiempo podemos ir conociendo cuales son nuestras emociones. Pero también, hay personas que tienen dificultadas para reconocerlas o quieren saber mucho más de cómo manejar las emociones. La mejor forma de saberlo es con estos pequeños tips, proporcionados por la página, Psicología y Mente.

  1. Aceptar el motivo real de las emociones. Según lo establecido en la página, las emociones tienen un origen y es importante reconocerlo. Así las causas parezcan irracionales, lo importante es enfrentarlas, si no es así, no podríamos reconocer cuál es la emoción que tenemos.

  2. Reconoce tu entorno. Todos nos vemos influenciados por nuestro entorno. Si nuestro entorno está en un estado de ánimo podemos vernos influenciados, cuando sabemos cómo se maneja nuestro entorno podemos ver de que forma detona las emociones.

  3. Se consecuente con tus acciones. Si nuestros pensamientos y nuestras acciones van por el mismo camino, podremos reconocer nuestras emociones de forma más clara. Al mismo tiempo, si no tenemos conocimiento de cómo actuamos y no reconocemos las consecuencias de lo que hacemos nuestras emociones no serán concordantes.

  4. Prevención ante emociones negativas. Básicamente, cuando reconocemos las situaciones que nos generan emociones negativas podemos ser capaces de prevenir las emociones intensas que pueden bloquear nuestra capacidad de toma de decisiones asertivas y de reconocer lo que nos emociona.

  5. Entender las situaciones que realmente están sucediendo. Poder discernir de nuestras situaciones y de lo que nos afecta, podemos aplicar procesos mentales para poder solucionar las situaciones tal cual son y no desde nuestras expectativas.

Por último, Aceptar que las cosas se salen de control. Hay situaciones que no podemos controlar ni alterar su resultado, lo único que podríamos controlar sería nuestra reacción ante las situaciones que se nos presentan. El resultado de nuestras emociones es lo único que podemos manejar.